Al otro Margen

Rutas en la pintura de Carmen Herrera Nolorve

Thursday, May 25, 2006






Performance frente al CAPC















Performance III frente al CAPC






El 12 de mayo se celebró el dia de la esclavitud. Hubo muchas actividades artísticas en toda la ciudad de Bordeaux. Se podía encontrar desde exposiciones, hasta una marcha en la cual participé. En ella hubo personas de diversas nacionalidades, todos caminando en fila india, en silencio, como si estuvieramos siguiendo una proseción, pero sin cantos, sólo con velas y carminando por todos los lugares donde concentraban a los esclavos siglos antes. Intentando ser en ese momento, un esclavo más. Tratando de sentir en la piel lo que esa gente sintió al ser conducidos como animales, peor aún que los animales, porque siquiera los animales estaban libres, sin embargo, ellos eran llevados atados de pies y manos cual delincuentes. Y cuyo único delito era ser de piel negra.
El inicio de la caminata se dio desde la Quais des Chartrons, Es allí donde los vendían a las diversas plantaciones algodoneras o de azúcar. Es ahí donde empezaba una vida nueva, pero no para mejora, sino para ser maltratados y explotados, es ahí donde nos declamaron el monólogo de Talona de Gabriel Okoundji, también "De l'esclavage des Nègres" de Montesquieu. Es Ahí donde empezó nuestra caminata, donde se nos mostró la primera performance, luego continuamos con los diversas paradas, y también continuamos con las danzas y el resto del espectáculo.
Toda esta manifestación duró hasta la medianoche, para después iniciar el concierto con agrupaciones como K'Amazones, Maracatu Malicioso, que son músicos mestizos del noreste del Brasil. Se continuó con demostraciones de Capoeira. Un grupo antillano que se llamaba Kaskad Band, un grupo caribeño llamado La Cosmopolitaine. Es la primera vez que escucho todas estas agrupaciones y me sentí bien al hacerlo y saber lo parecido que son sus melodías con la música afroperuana.
La alegría que esta gente desprende y que irradia a los demás es increíble, así como lo es el ritmo de sus tambores y de otros instrumentos de percusión que nos llenaban la sangre de adrenalina. Es en ese momento que comprendí la diferencia entre esta cultura y la nuestra. Mientras aquí se baila como quiera y con quien quiera, sin prejuicio alguno, en el nuestro es lo contrario. El concierto duró hasta las dos de la mañana y se tuvo que parar porque empezó una lluvia con rayos y truenos que empapó a toda la gente que se encontraba bailando. Y fue motivo para retornar a casa.